Páginas vistas en total

sábado, 14 de mayo de 2011

La violencia de género se dispara en 2011: una víctima cada cuatro días.



Trece mujeres han muerto a manos de sus parejas, lo que sitúa la cifra de víctimas en los niveles más altos a estas alturas de año desde que hay registros. Sólo 2006 y 2007 fueron años igual de trágicos.

Emelia Viaña/Qué.es 24 de febrero de 2011

La violencia de género se dispara en 2011: una víctima cada cuatro días
Son más del doble de las mujeres asesinadas en esta misma fecha en 2010 y no hay ninguna razón que lo explique. "No se puede decir que algo no esté funcionando", afirma Susana Enciso, psicóloga de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas. ¿Entonces qué pasa?
Sólo dos de las trece mujeres asesinadas denunciaron a su pareja y obtuvieron una orden de alejamiento respecto de ella. Una de ellas, la última asesinada en Reus, pidió más tarde que revocarán esa orden y vivía con su maltratador. 
Lo poco que se denuncia, el miedo de las víctimas y la tardanza en la actuación de las instituciones explican en parte lo que está pasando, pero sólo en parte, porque son factores que también estaban presentes el año pasado y a estas alturas había seis victimas por las trece actuales.
Y quizá ese sea uno de los problemas más frustrantes. Que un año haya más víctimas y otros haya menos se debe en muchos casos a factores aleatorios. "No hay nada coyuntural, no se puede achacar a nada", dice Susana Enciso.
¿Cómo son la víctimas?
Un 75% de las mujeres muertas eran españolas, la mayoría no denunciaron y en un porcentaje bastante alto todavía vivían con su asesino. Ese es el perfil de las trece mujeres fallecidas este año. En cuanto a la edad de las víctimas, el abanico abarca desde los 21 a más de 65 años, por lo que no se puede definir una edad determinada. Además, algunas eran madres y otras no.
La comunidad que ha registrado más víctimas es Andalucía, con cuatro, seguida de Cataluña, con dos.
¿Cómo son los asesinos?
También fueron en su gran mayoría españoles,aunque en este caso si se nota una mayor concentración de agresores en una franja de edad. Nueve de ellos tienen más de 41 años.